Estantes de papel

Blog de escritura creativa

Capítulo 2: El tatuaje en la espalda

4 0
Read Time:5 Minute, 1 Second

Goizalde Azpieta conduce rebasando los límites permitidos hacia el IVML de Vitoria-Gasteiz donde se encuentra el cadáver de Garikoitz. Lo han derivado allí debido a la falta de personal en Guipúzcoa y a la sobrecarga de trabajo en Bilbao. Ella quiere presenciar la autopsia, por eso ha pedido a Diego García, el médico forense encargado de realizar la evaluación, que no comience hasta que llegue. Ambos se conocen bien, mantienen una relación… un tanto peculiar.

Sabe que Diego es muy estricto con los horarios, por eso no tiene reparo en circular a más de ciento setenta por la autopista, no quiere hacerle esperar. Por eso… y porque no se ha levantado a su hora. Cuando tiene un caso pasa las noches en vela, es cuando está más tranquila y más rápido le funciona el cerebro.

Al llegar a la Avenida Gasteiz Azpieta aparca su Golf. Entra en el hall de los juzgados, pasa el control de seguridad. Se dispone a cruzar la puerta de la sala de necropsias cuando la llaman por su nombre. Es Diego, él también acaba de llegar. Se saludan con dos besos.

—Has llegado pronto —pronuncia él.

—Se que no te gusta que te hagan esperar —dice ella añadiendo a sus palabras una sonrisa cariñosa.

Diego abre la puerta y espera a que ella la cruce. Se miran, sus ojos hablan entre ellos.

Un escalofrío recorre el cuerpo de la suboficial. No es la primera que visita una sala como esa. Sin embargo, el halo que alberga esa habitación, con dos cuerpos tendidos en sendas mesas de metal, le provoca esa sensación. Eso, y la baja temperatura.

—¿Quién es el otro fiambre?

—Una mujer. No te puedo decir más… ya lo sabes —responde mientras se coloca la bata y los guantes quirúrgicos.

Diego se dispone a realizar una minuciosa autopsia acompañado de la mujer ansiosa por obtener cualquier pista que le ayude a resolver la muerte que rodea al hombre al que va a ver analizar. El experto comienza la grabación de su intervención para registrar todos los datos que va descubriendo.

—Comencemos. En esta exploración me va a acompañar la suboficial Goizalde Azpieta. Ante mí, el cadáver de Garikoitz Armentegui López de Muguruza, encontrado en un piso de Bergara el día 25 de julio del año 2023.

—¿Es correcto, suboficial? —pregunta Diego mirando a la cara a Goizalde.

—Es correcto.

—Prosigo. Su estado de descomposición ratifica la fecha de su fallecimiento. En un siguiente paso, analizaré con más detalle su cuerpo para precisar con exactitud la fecha de su muerte —afirma Diego contundente.

—¿Encuentras alguna causa explique su muerte? —interviene Goizalde.

—Suboficial… No tenga prisa, estamos comenzando. A simple vista, no. Pero aquí es donde entra en juego la autopsia.

Diego examina el cuerpo supino desnudo del difunto. Echa un primer vistazo. Busca hendiduras por el cuerpo. Le mira las uñas de las manos, están bien cortadas. Observa su cuello, su cráneo, no aprecia síntomas de agresión. Abre su boca, sorpresa.

—Esto es interesante. El cadáver no tiene lengua.

—¿No tiene lengua?

—No es una situación común. La falta de lengua puede ser resultado de una mutilación post-mortem o incluso de un acto realizado por el fallecido. Será necesario investigar más a fondo.

Diego continua con la exploración exterior. Gira el cuerpo de Garikoitz y encuentra algo aún más sorprendente en la espalda del cadáver. Goizalde se acerca y queda estupefacta al ver el tatuaje. Le cubre toda la superficie y parece ser un complejo mapa sin sentido. Sin embargo, le han extirpado un trozo de piel.

—¿Qué diablos es esto? —pregunta Goizalde.

—Yo diría que es un trabajo artístico extraordinario. Parece ser un mapa, pero sin ninguna referencia geográfica. No tiene un significado claro. Y la parte de piel que le han extraído… podría ser la clave que buscas. Por cierto, su extracción ha sido muy profesional. ¿El tatuaje podría estar relacionado con su muerte?

—Es una posibilidad, aunque todavía es demasiado temprano para sacar conclusiones. Necesito más información para entender su relevancia. ¿Puedes extraer más detalles del tatuaje? —pregunta la suboficial.

—Por supuesto.

Diego realiza fotos al dibujo con una cámara de alta resolución desde todos los ángulos.

—Fascinante. Hay patrones en el tattoo que podrían estar relacionados con simbolismos o códigos. Más tarde se las enviará a la científica para que las analicen con más detalle e indicaré a los compañeros que busquen en sus bases de datos para ver si encuentran alguna referencia.

—Necesito saber todo lo que se pueda sobre este tatuaje.

—De acuerdo. Ahora voy a continuar con el análisis interior, extraeré sus fluidos y así podré saber la causa exacta de su muerte.

—Muy bien. Mantenme informada sobre cualquier hallazgo relevante. Ahora te dejo con tu trabajo.

—¿No quieres continuar presenciando el análisis?

—No, Diego. Esto te lo dejo a ti, sé que disfrutas con ello.

Diego pone en pausa el equipo de grabación.

—¿Quieres que quedemos mañana?

Goizalde Azpieta mira el teléfono, tiene un nuevo mensaje. Duda, no lo lee. Coge su bolso, se acerca a Diego y le da un beso en la mejilla.

—Te llamo mañana.

—Eso es un no —inquiere Diego con voz penosa.

—En serio, te llamo mañana. Ahora me voy que tengo trabajo.

Azpieta pasa el brazo por encima de los hombros de Diego y le regala un nuevo beso. Este con más cariño, con mayor intensidad. Con un hasta luego, la suboficial abandona la sala.

De regreso a Bergara, la criminalista no deja de analizar mentalmente el dibujo de la espalda. En el peaje de Arabat, le envía a Patxo la foto del grabado. Cuando retira el ticket de la autopista, pulsa el botón del asistente de la pantalla táctil de su automóvil y pronuncia el nombre del agente primero. Tres tonos y Patxo contesta. Goizalde le pide que compare la foto que le acaba de enviar al móvil con las bases de datos policiales. Sabe que aún no tiene nada, pero puede que esa pista le lleve a una conclusión.

Happy
Happy
100 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %